Conoce la valoración por número de tenedores para restaurantes

En relación con otros muchos elementos a considerar y a los que debes prestar especial atención, cuando tienes un restaurant o más todavía si estás pensando en montar una empresa de este tipo desde cero, está la tarea de determinar qué género de establecimiento quieres ofrecer ante tus potenciales clientes. Esto puede ser muy importante puesto que basándonos en la tipología que escojas, van a variar multitud de elementos. El nombre del comercio, la clase de local, su ubicación, sus dimensiones, la decoración, el tipo de trabajadores y lógicamente, la financiación necesaria, son algunos de los factores a los que le repercutirá, entre otros muchos puntos clave.

Tener un restaurante con una temática bien definida y un nivel de calidad claramente establecido te va a ayudar a que puedas generar una cierta popularidad entre tus clientes. La primera base es determinar el género de platos que vas a ofrecer, y a partir de ese punto el modelo de cocinero que precisa tu cocina, así como el perfil del resto de personal a contratar, tanto en lo que concierne a experiencia, como en lo referido a la capacitación.

Ahora te explicamos los distintos géneros de negocios de restauración en cuanto a su rango, a fin de que puedas analizar y catalogar el tuyo propio.

Qué requisitos mínimos son comunes a todos los tipos de establecimientos de restauración

Es común a todos los restaurantes la obligación y el compromiso de vigilar los niveles de calidad de sus alimentos, su disposición y la higiene, así como mantener un estilo, una decoración y un entorno convenientes a su propia idea de establecimiento.

Cada restaurante, además de esto y de manera particular, deberá encargarse de elaborar y conservar adecuadamente sus recetas, su elaboración y la presentación de sus platos. Aparte de la relación amable y atenta hacia sus consumidores.

Es imprescindible cuidar la higiene general de todo el establecimiento, la adecuada funcionalidad de los aseos, la presentación apropiada y la formación de los trabajadores. Asimismo es necesario disponer de los permisos y acreditaciones legislativas para ofrecer un servicio intachable, tanto en lo concerniente al trato de sus consumidores, como por lo que respecta a la manipulación de alimentos.

Restaurante de lujo con categoría de 5 tenedores

Los negocios gastronómicos de lujo destacan primordialmente por el esmero y la especial calidad en el servicio y la atención que le prestan a sus usuarios. Se ofrece un aprender a cocinar tratamiento totalmente personalizado, con innumerables detalles que agasajarán al comensal que se sentirá como un auténtico rey.

Esta clase de negocios deberá disponer de una entrada independiente para consumidores y otro acceso diferente y exclusivo para los trabajadores. Asimismo procurará establecer diferentes servicios que mejoren la comodidad del usuario, como por ejemplo un servicio de aparcacoches, una sala de espera o un área del local donde poder esperar mesa para comer mientras que se pica algo tranquilamente, o hasta móviles a disposición de los clientes, entre otras cosas.

El espacio del comedor debe ser muy agradable y tiene que estar decorado de manera muy elegante, con una ambientación basada en la temática elegida para el establecimiento concreto y con determinados aspectos lujosos, al igual que su menaje. Cada empleado debe estar muy capacitado para dar unos altos niveles de calidad en el servicio y tiene disponer de un amplio conocimiento de los platos que se presentan. Al mismo tiempo, ha de ser muy educado, muy cuidadoso y concienzudamente aseado en cuanto a pulcritud personal al igual que en lo que respecta a su indumentaria, al nivel que se puede esperar de un negocio de lujo.

La calefacción o en su caso el aire acondicionado deberá estar a temperatura conveniente. Los aseos deben situarse de manera independiente, han de ser amplios y deberán resaltar por su higiene. El servicio de comidas ha de realizarse de manera directa en la mesa, con platos que saldrán de la cocina con cubrefuentes o bien elaborándolos a la vista del comensal, según lo precise la situación.

El área de cocinas va a deber contar con su zona de almacenamiento, cámaras de refrigeración y el equipo necesario, así como la maquinaria precisa para su funcionamiento. Todo el personal, tanto el permanente como el auxiliar, va a tener a su disponibilidad vestuarios separados y servicios sanitarios para el aseo personal de cada uno.

La carta del establecimiento va a ser la mejor herramienta comercial y va a ofrecer un conjunto de platos, categorizados y ajustados por sus tiempos correspondientes, entrantes, cremas, caldos y sopas, arroces, pastas y ensaladas, especialidades o recomendaciones de la casa, carnes, pescados, postres, cafés, infusiones, etcétera, adaptados lógicamente al servicio que cada negocio propone. Va a tener además de esto, una lista de bebidas alcohólicas donde se detallarán vinos, cervezas y licores.

Restaurante de primera (4 tenedores)

Esta clase de establecimientos gastronómicos, que también son conocidos como "Full Service", ofrecerán una gama de servicios de acuerdo con la categoría del negocio. La diferencia con el modelo anterior es muy pequeña, aunque dispone de un poco menos de lujos.

El menú presentará de cinco a siete tiempos de servicio, además de una variedad reducida de licores. Como en el caso precedente, los platos que lo requieran, deberán abandonar la cocina cubiertos o se ultimarán delante del comensal.

El conjunto de empleados, tanto el fijo como las contrataciones realizadas para las horas de mayor actividad, debe llevar su uniforme adecuado y contar con la capacitación y entrenamiento adecuado a su carta de elaboraciones.

Generalmente, se puede decir que los requerimientos elementales que debe cumplir un restaurante de primera son casi iguales a los requeridos a los restaurantes de gran lujo, son solo varios aspectos los que los distinguen.

Restaurante de segunda clasificado con 3 tenedores

Esta tipología de locales gastronómicos son conocidos como "restaurantes turísticos". Podrán tener entrada independiente para sus clientes, aunque en su ausencia va a poder ser empleado ese acceso por el propio personal de servicio o para el suministro y recepción de productos por parte de los proveedores. Si bien se recomienda que su empleo se restrinja solamente a las horas cerradas al público.

Su aforo va a ser más reducido puesto que el comedor debe tener una extensión adecuada a su espacio. Deben contar con teléfono, aire acondicionado y su menú deberá estar acorde a la especialización del restaurante, con un límite de 6 tiempos.

Los muebles, manteles, cubertería, cristalería y vajilla serán de buena calidad. Los baños de damas y caballeros deben ser independientes y los dos dispondrán de agua caliente y fría en sus aseos, siendo de exclusivo uso para los clientes.

La cocina debe disponer de cámara de refrigeración, despensa, bodega, fregadero, hornos, extractores de humo, batería de calidad.

El personal contratado, tanto en la sala como en cocina, vestirá su uniforme apropiado. Además de esto, el máximo responsable de sala habrá de estar